Al cortometraje de animación LOS PECADORES, de Pablo Polledri , por su irreverencia cómica.



Al cortometraje documental CIELO ABIERTO, de Marina Rubio, por ampliar la mirada sobre el fenómeno migratorio.







UN SANTO PARA TELMO, de Gabriel Stagnaro, por su precisión narrativa, dramática, cómica y sociológica en un género como la comedia, cuya tendencia reciente es proclive a la liviandad.







ANA, de Gabriela Trettel. Más allá de las obvias referencias formales al cine de Lucrecia Martel, ANA presenta una visión propia y personal, sostenida en una fusión entre forma y contenido. Destacan su precisa y eficaz dirección de actores como la musicalidad de sus diálogos. Esperamos como jurado que este sea el prometedor despegue del cine que se hace en Córdoba, cuya realizadora es un ejemplo ostensible.